50. De archipel van Nederland. El archipiélago de los Países Bajos


"Die Zeiten, in denen wir uns auf andere völlig verlassen konnten, die sind ein Stück vorbei"

                                                                        Angela Merkel.

Beste vriend, Querido amigo:


En 2017, pocos meses después de que Donald Trump se proclamara vencedor de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, Angela Merkel dijo la famosa frase con la que he encabezado la carta: "El tiempo en que podíamos confiar completamente en otros ha llegado un poco a su fin" y después añadió: "Nosotros los europeos tenemos que controlar nuestro propio destino." Pues eso es lo que parece ser que los europeos hemos decidido NO hacer con el "acontecimiento histórico" del fin de semana pasado.

Me has preguntado qué se dice en los Países Bajos respecto de la decisión de la semana pasada. Pues se dice eso: que ha sido un "acontecimiento histórico". Pero también fueron acontecimientos históricos la Rendición de Breda, el bombardeo de Rotterdam y el Watersnoodramp de 1953 por poner tres ejemplos más o menos al azar.

Todos los líderes que han firmado el acuerdo parecen estar contentos. Y es que todos parecen haber conseguido objetivos a corto plazo. Los países del Sur (el Sur, ahora que a los franceses les va mal, llega hasta el Rhin, cuando les va bien "l´Afrique commence aux Pyrenées) están muy contentos, especialmente Italia y España, que son las más beneficiadas, porque van a recibir una lluvia de millones. Los del Este, que no han tenido coronavirus, están muy contentos porque pueden seguir pasándose los derechos humanos por el Arco del Triunfo sin por ello dejar de recibir las subvenciones a las que están acostumbrados. Los "frugales" están contentos porque han demostrado que no basta que Francia y Alemania se pongan de acuerdo en algo para que se haga sin más y tienen la contraprestación de los famosos cheques, idénticos al criticado "cheque británico" de Margaret Thatcher. O sea, un éxito para todos los firmantes del acuerdo que no tendrán que responder de las consecuencias a medio y largo plazo del mismo.

A continuación, una descripción un poco más detallada de los éxitos que han conseguido las distintas partes:

Los del Sur (parece el nombre de un grupo flamenco) han conseguido que se cree un fondo europeo de reconstrucción (el Next Generation EU) y que, por primera vez en la historia de la UE, se avale de forma solidaria por todos los países de la UE. Además, han conseguido que la mayor parte de ese fondo de reconstrucción se dedique a los países que más han sufrido la pandemia y que la mayor parte del importe del mismo se gaste ya en el año 2021. Han conseguido, además, con la participación de Francia y Alemania, que el presupuesto de la Unión Europea se aumente, a pesar de que el Reino Unido ha abandonado la UE y, por lo tanto, lo lógico habría sido reducir el Marco Financiero Plurianual (así se llama el plan presupuestario setenal 2021-2027 de la UE) tanto en la vertiente del gasto como del ingreso.

Los del Este, que de eso se está hablando poco, seguirán recibiendo los Fondos de Cohesión y para ello no tendrán ni siquiera, como exigían los neerlandeses que son únicos haciendo amigos, que corregir su actual política de emigración y podrán continuar su actual tendencia de destrucción de la división de poderes. Así, por ejemplo, Orbán puede seguir recibiendo en el setenio que comienza en 2021 fondos europeos equivalentes al 6% del PIB de Hungría sin tener que renunciar a convertirse, de facto, en dictador de su país. El trágala de Orbán, a última hora, cuando todo estaba cerrado, es un capítulo más de la historia negra de la UE.

Y los "frugales" (o los "tacaños" como se les llama desde el Sur) han conseguido que la ampliación del presupuesto de la Unión Europea no vaya a su costa sino que lo paguen los países que quieren dicha ampliación, que el Next Generation EU no supere los €750.000M, que de dicho importe "sólo" €390.000 sean a fondo perdido y que resto sea en préstamos que hay que reembolsar (para lo cual no hacía falta negociar noventa horas ya que un préstamo hecho a quien no tiene ni la capacidad ni la intención de devolverlo y del que tú eres garante es como una subvención). Por último, los frugales han conseguido un compromiso de reformas estructurales y un mecanismo de seguimiento estricto del cumplimiento de dichas reformas. Este último porque los cinco no se fian, con razón, de la Comisión Europea como garante del cumplimiento de las reformas, dado que no ha exigido dichas reformas durante el periodo desde la crisis de 2008 con el resultado de que a los países del Sur una crisis venida de fuera les pilla otra vez por sorpresa y sin capacidad para reaccionar. Rutte y Sánchez han hablado de la necesidad de la reforma del sistema de pensiones, de reducir la precariedad laboral y de aumentar la inversión en I+D y Sánchez le ha dicho, que ya veremos, con lo que Rutte se ha quedado muy tranquilo.

Los Países Bajos, como había prometido su primer ministro, han conseguido que su aportación neta a la Unión Europea no aumente significativamente a pesar del aumento del presupuesto de la UE y la retirada del Reino Unido. Durante las negociaciones, que duraron 90 horas, los Países Bajos se han convertido en el socio incómodo que no hace más que poner inconvenientes. Esa incomodidad proviene del hecho que los Países Bajos ha capitaneado un grupo de países que tienen "exigencias irracionales" tales como:

- Que se cumpla con lo pactado en términos de déficit público y deuda pública, realizando para ello los recortes necesarios como lo han hecho los Países Bajos. Los ciudadanos neerlandeses han tenido que sufrir recortes que han afectado significativamente su bienestar para cumplir con las exigencias de la UE. Esos mismos ciudadanos están molestos con la idea de que los fondos que se recortan en los Países Bajos se vayan a países que ya no es que no cumplan sino que ni lo intentan.

- Que el fondo de reconstrucción se emplee en innovación, sostenibilidad y lucha contra el cambio climático en lugar de mantener sistemas económicos obsoletos.

- Que los países receptores de fondos rindan cuentas por los fondos que reciben, realicen las reformas necesarias para hacer más competitivas sus economías y que empiecen a devolver los préstamos lo antes posible.

- Que se establezca un mecanismo de control de fondos que permita el bloqueo de los mismos cuando no se cumpla con lo pactado.

- Que los países receptores de fondos respeten el Estado de Derecho, la Declaración Internacional de los Derechos Humanos y la democracia.

Al gobierno neerlandes y a los ciudadanos de los Países Bajos, no les parecía pedir mucho dada la trayectoria de incumplimientos de sus socios del Sur y del Este, pero parece que sí lo era. Al final, los frugales ha hecho lo que han podido.

Los del Sur (aquí el Sur llega hasta la frontera con Dinamarca) y los burócratas de la UE dicen que el acuerdo es una gran victoria y que la UE sale fortalecida pero la realidad es que dentro de la UE el poder ha basculado de los países que cumplen con los principios que la formaron a los que no los cumplen. En la UE resultante de este acuerdo, el ahorro es una tontería, la frugalidad es tacañería, la democracia está en almoneda, el cambio climático y la sostenibilidad han pasado a un segundo plano, la rendición de cuentas es una afición molesta y los frugales... bueno, esos se conforman con que toda esta fiesta no les cueste más dinero de lo que ya les costaba y rezan para que eso sea suficiente para prevenir el crecimiento tanto de los partidos populistas como del sentimiento de que la UE es un mal negocio.

El "acontecimiento histórico" del fin de semana pasado es una Unión Europea que no se respeta a sí misma, enterrada en deudas, que va a gastar en dos años, con escasa rendición de cuentas, un dinero que tardará en pagar treinta años con una moratoria de ocho años. No pasa nada, el tipo de interés es cero y ya renegociaremos el principal en 2058. O sea, que a tí y a mí como si nos hablan de colonias en Marte. La cuenta para nuestros hijos.

Pero la peor crítica en los periódicos neerlandeses es que consideran que los Países Bajos han obtenido una victoria pírrica un logro financiero que desde el punto de vista diplomático es un desastre. Los Países Bajos salen de esta historia convertidos en un archipiélago separado de la UE por un mar de incomprensión y de desprecio y, encima, con fama de tacaños, a pesar de ser el miembro que realiza la mayor aportación neta en relación con el PIB de toda la Unión. Y todo por decirle a más de uno la verdad en la cara.